http://www.youtube.com/watch?v=GnGFNwnEmzk

Loading...

jueves, 19 de mayo de 2011

Hasta que un día te das cuenta...

...de que es todo producto de tu imaginación. Crees que todo este tiempo te has negado a aceptarlo, no paras de reprocharte lo ilusa que eres. Sin embargo, en el fondo sabes que si lo sentiste así fue porque tenías motivos; cuando el río suena, agua lleva. Pero, claro, entonces, ¿qué respuesta das al por qué de este sinsentido? Vale, se me ocurren algunas más a parte de la ya nombrada, pero visto lo visto, mejor pasarlas por alto, pues de esa manera evitaré volver a caer en la puta trampa que mi cabeza/corazón me tiende. Me la ha vuelto a jugar. Un día quieres dejar el mundo entero por mí, y la misma noche te aburres y ya no soy para ti. Dudo que sepas lo que es sentirse poco valorado, pero te adelanto que es aún más triste hacérselo sentir a alguien. Todo lo que soy, todo lo que hago, todo lo que doy...¿no sirve para nada? ¿Es en vano?Ojalá tuvieras las cosas tan claras como quieres aparentar. No sé qué pretendes ni qué no, lo que sí sé es lo que voy a hacer ahora...de aquí a dos semanas no pasarás por mi mente más que como un simple dolor de cabeza, o quizás ni eso. Ya después, nuestro gran enemigo el tiempo lo dejará ver todo.

Ya no sé si es un rasgo inherente a la naturaleza masculina, si es producto de la incoherencia que todo hemos creado o si es simple y pura indiferencia. Es curioso que este tipo de comportamientos hipócritas se repita tanto en un número tan reducido de tíos. No sé, puede que justo esa cifra esté mal escogida.



Casualidades de la vida...o no. ¿Las casualidades pueden ocurrir más de una vez?

miércoles, 4 de mayo de 2011

No hagas hoy lo que puedes hacer mañana

Ese ha sido mi lema, y quizás de ahí vienen todas estas situaciones. Ahora me doy cuenta de lo realmente importante y valioso que es el tiempo en estos días de confusión, materialismo y velocidad. Quiero aprender demasiadas cosas y no veo la manera de hacerlo. ¿Es verdad que no hay de donde sacar, o eso es sólo una excusa para no hacerme a la idea que mi pereza/pasividad me pueden? Ahora que lo pienso, tiro más por la segundo opción...en fin, cada vez que decepciono más a mí misma. ¿De qué sirve querer hacer grandes cosas en la vida si ese deseo no se lleva a la práctica? Vale, mañana lo haré, o el próximo mes, o dentro de unos años...puede que ahora no sea el momento. Pero, no nos engañemos: mañana, el próximo mes, o dentro de unos años diré exactamente lo mismo, y así sucesivamente hasta que ya no haya tiempo, hasta que se haya agotado y no me quede nada...entonces será tarde.

lunes, 25 de abril de 2011

Los regresos a la realidad nunca fueron buenos.

Este momento llegaría. Lo supe desde el primer día. Lo que no pensé fue que acabara tan pronto. Y esque en realidad, para que hayan cosas buenas y disfrutar, antes deben existir cosas malas y sufrir. Después de cuatro días de comer, dormir, playa, fiesta, y sobretodo, desconectar, el mundo sigue girando y todo vuelve. Clases, spinning, estudiar, pensar, acostarse pronto, levantarse aún más pronto...en definitiva, RUTINA. Ayer quería que se parara el tiempo, se me hace un mundo volver. Pero hoy me he mentalizado de que sólo queda un mes que va a ser como una pesadilla con en plena noche de verano. Aun así, esta tarde la tristeza me ha vuelto a invadir. No podía ver el azul del cielo. Creía que sería por la altura de los edificios, por las nubes o por la contaminación...pero no, ni vivo en Nueva York, ni vivo en Inglaterra ni en China. Vivo en Las Palmas, un lugar demasiado pequeño pero así todo estresante y rápido, en el que la juventud intenta un estilo de vida americano por moda. Casi siempre hace sol, afortunadamente para muchos,y sin embargo yo hoy no sentía su calor. Demasiados pensamientos, demasiadas ideas en mi cabeza. Mucho que pensar y poco que hacer. Últimamente casi nada en lo que creer y demasiado en lo que caer sin querer. Ya no sé si soy gilipollas o simplemente me autoengaño por miedo, sistema psicológico de defensa inconsciente...o consciente. Quién sabe. Bueno, debería saberlo yo...pero a estas alturas, yo sólo sé que no sé nada.

miércoles, 6 de abril de 2011

El mañana no existe.

Hace unos días que quería hacer esta reflexión, pero la verdad es que no encontraba palabras para expresar todo lo que pasaba (y pasa, pero en menos medida) por mi mente. Con el corazón encogido y con la mirada perdida he sobrevivido a esta peculiar semana que seguro me costará olvidar. Esta noche hace una semana. Realmente yo era totalmente ajena al asunto, no tenía nada que ver, pero cuando me enteré, una parte de mí se derrumbó. No me lo podía creer, algo de tal calibre no podía ocurrir. Pero aunque todos quisimos creer que no, así fue: la pura realidad se abría paso delante de nuestras narices. Es como si te dieras de hostias contra el piso, como si cayeras desde una azotea hasta el suelo. Impacta, ¿no? Qué injusta es la vida y qué valioso es el tiempo. Yo creo que la vida, a través de estas situaciones, pretende hacernos despertar de ese sueño idealizado en el que vivimos, pretende hacernos ver que no es tan buena y que muchas se equivoca; eso a lo que llamamos vida no es más que el ahora, lo que eres, lo que tienes y lo que haces. La vida cree que nos estamos olvidando de lo que ella misma constituye, y por ello nos quiere recordar que no debemos jugar con ella, porque es muy rencorosa y si la vacilas mucho, se lo acabarás pagando. Pero no sólo tú, sino también la gente que siempre te quiso y aquella que te empezará a querer cuando ya sea demasiado tarde.

Por eso, señores, hay que dejar el pasado atrás. Mirar al frente, con la cabeza bien alta, respirando el aire y sonriéndole al cielo. Cada nuevo día es un regalo. Tú eres un regalo.



"El preocuparse no le quita al mañana su misterio, sólo le roba al hoy su alegría.
Que le follen al futuro"

lunes, 28 de marzo de 2011

He aquí un mes después...

Acabo de leer mi última entrada (ni me acordaba) y cuántos recuerdos me ha traído. Qué días más malos pero a la vez alegres, qué días más inciertos pero tan dulces al mismo tiempo, qué días más...no sabría cómo definirlos ahora...¿de ingenua incertidumbre? En fin, dejemos atrás el "pasado" porque lo que ahora importa es el presente que consecuentemente repercutirá en el futuro. Y sí, bueno, yo pensaba que mi presente era él pero...se ve que no. En realidad, hasta en el pasado más pasado creí que él era mi único presente, y por lo tanto también mi futuro. Sin embargo, lo que pasa una vez siempre sucede una vez más...y quien dice una vez más, dice diez o veinte. Yo siempre dije que lo odiaba, que por favor pudiera olvidarlo porque yo no me merecía eso. Pero me mentía a mí misma; hiciera lo que hiciera, lo quería y no podía evitarlo. Lo quería tanto que me aferré a él como único medio de escaparme de todo lo que me rodeaba, como mi ángel guardián, como mi religión...¿Amor platónico? No sé, eso pensaba yo pero las falsas esperanzas hicieron que cambiara de idea...y aquí estoy, igual de jodida que hace ya más de tres años y medio, pero un poco más realista. La historia que no parecía tener final, que daba dos pasos adelante y cinco hacia atrás, la que no parecía entender de diferencias...Poco más puedo decir ya. A pesar de todo, yo sigo pensando en él todos los putos días, en clase, en la cama, mientras como, mientras veo una película, cuando salgo...siempre, día tras día, minuto tras minuto...y así sucesivamente. Pero también sé que por mucho que diga, yo no ocupo ni un segundo de las 24 horas que tienen sus días...y es así, siempre lo ha sido y siempre lo será.

No puedo decir que ya no eres mi presente porque me llevará un tiempo olvidarte. Está claro que formas parte de mi pasado, una parte muy importante. La verdad es que no me imagino cómo hubieran sido estos últimos años si no te hubieras cruzado en mi camino...Pero, ¿mi futuro? De ti depende que seas mi futuro...



No sé si es más triste lo que tienes por costumbre, o que te siga queriendo.






Marta.

sábado, 5 de marzo de 2011

I'm nothing more than a line in your book...

Siempre lo había pensado, pero había momentos en los que lo tenía más claro y otros en los que parecía todo lo contrario. No sé si esto ha sido todo una mentira, una (falsa) ilusión, una fantasía, un sueño, una pesadilla, o quizás una simple y complicada realidad...no lo sé. Lo que sé es que ahora mismo se está convirtiendo en una agonía, en un foco de evasión a su vez, en una carga, en un obstáculo que impide mi felicidad. Algo que sólo es tiempo puede curar...aunque he de reconocer que llevo más de tres años y medio de tratamiento y ni el tiempo ha conseguido sanar esta herida; de hecho, creo que mucho que consiga hacer efecto, jamás borrará las cicatrices...ni el recuerdo. Siempre quedará ahí. Y cuando tenga 40 años y esté casada con otro hombre y tenga hijos, les contaré la triste historia de aquella adolescente enamorada que se levantaba cada mañana por una única razón, por un solo motivo, por un solo sueño que al final sólo se quedó en dulce pesadilla.

Qué impotencia, en serio. Me encuentro en una de esas situaciones en las que no sabes qué camino escoger, hacia dónde dirigir tu corazón porque tu mente gira para el lado contrario...aunque bueno, qué mas da. Al final el resultado va a ser el mismo haga lo que haga: él se va y yo me quedo.

martes, 15 de febrero de 2011

¿Realmente necesitas tanto?

Los avances tecnológicos, las nuevas tecnologías, el desarrollo de nuevos sistemas, nuevas formas...que sí que sí, que todo eso está muy bien, porque sino no habría industria y todo eso. Pero hemos llegado a un punto en el que no nos imaginamos la vida sin estos aparatos...vale, que la sociedad evoluciona y con ella los medios de comunicación y en general las formas de vida, y no digo que esté mal. Lo que realmente es increíble es la dependencia que puede crear una BlackBerry o un iPhone cuyas únicas funciones que utilizamos son las destinadas a chatear, ligar (o al menos intentarlo) o a "ser ligados" (o eso esperamos). Triiiiste, mucho. Resulta curioso ver cómo estas cosas han sustituido a otras, como las relaciones reales cara a cara o simplemente aficiones algo más enriquecedoras y, digamos, algo más humanas.
Otra cosa que me cuesta comprender es de dónde se saca la gente tanto dinero para algo tan insignificante como es una máquina de estas. ¿No se supone que estamos en crisis y que incluso hay gente que no sale porque no tiene dinero? La verdad es que yo veo más útil gastarme el dinero en ocio y en acumular experiencias antes que en algo que no me aporta demasiado. Así va la juventud...
Por otra lado, ya podría dejar de invertirse tanto en investigaciones innecesarias derivadas del capricho y el egoísmo del mundo desarrollado y dedicarse BASTANTE MÁS a desarrollar vacunas o medicamentos para salvar vidas en la otra parte del mundo. En cambio, parece que es más importante la comodidad y la modernidad de Occidente antes que la vida de millones de personas iguales a nosotros, pero diferentes a ojos de quienes tienen el poder de decisión. Y, para rematar, cuando el "aparatito" queda desfasado y sale uno nuevo, lo mandamos al Tercer Mundo para que allí los niños se contaminen con ellos. Total...mientras yo sea el más guay con mi nuevo iPod...¿qué mas da los demás?